Ensalada de arroz

Descubre tu receta de ensalada de arroz perfecta

Ensalada de arroz salvaje con arándanos y nueces

¿Por qué tenemos el arroz salvaje tan olvidado? Yo apenas lo preparo una vez al año, y cada vez que lo hago me pregunto ¿por qué no lo hago más a menudo?

Me encanta cocinar con ingredientes únicos que tienen un gran atractivo visual, o una textura inusual o un sabor diferente, y precisamente es todo eso lo que le ocurre a este tipo de arroz.

Ensalada de arroz salvaje con arándanos y nueces

Sus granos negros, largos y brillantes son un poco duros, pero durante la cocción se abren para revelar su parte más suave, el interior.
Este arroz salvaje añade al plato un toque terroso, así que aunque sea sólo una vez al año, vale la pena cocinarlo.

Además, se puede mezclar con el arroz blanco normal para hacer una ensalada fantástica.

El arroz salvaje es el segundo cereal, después de la avena, más rico en proteínas y no tiene gluten.

Y para completar la ensalada, la hemos llenado de nueces tostadas, anacardos, pistachos, cebolla roja, apio y arándanos secos, creando una sinfonía de colores y texturas.
Además, es apta para veganos, vegetarianos y celiacos.

Ingredientes para ensalada de arroz: 4 personas:

  • 200 gramos de arroz salvaje
  • 30 gramos de nueces peladas
  • 30 gramos de anacardos
  • 30 gramos de pistachos pelados
  • 1/4 de cebolla roja
  • varios tallos de apio
  • 1 cebolla blanca
  • 30 gramos de arándanos secos

Para el aliño:

  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharada de vinagre
  • 1/2 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharadita de mostaza de Dijon
  • 1 cucharadita de miel
  • sal y pimienta al gusto

Elaboración de la ensalada de arroz salvaje con arándanos y nueces:

Podemos poner a remojo durante 8 horas el arroz o no, pero el remojo le ayudará a dividir los granos, y creo que hace bonito en la ensalada.
Hervimos el arroz en abundante agua con sal durante el tiempo que nos indique la etiqueta (suelen ser unos 30-40 minutos). El arroz salvaje siempre tiene una textura un poco más dura que los otros tipos de arroz, así que no lo sobrecuezas para que ablande completamente, porque no pasará.

Mientras el arroz está cociéndose, ponemos las nueces picadas y los anacardos en una sartén grande a fuego medio para que se tuesten. Dejamos que se enfríen antes de mezclarlos.

Picamos en dados las cebollas y cortamos finamente el apio.

Escurrimos el arroz y lo ponemos en un bol. Mezclamos el arroz caliente con el resto de los ingredientes: las nueces, los anacardos, los pistachos, las cebollas, el apio y los arándanos.

Preparamos el aderezo mezclando todos los ingredientes, probamos y ajustamos la cantidad de vinagre, sal o pimienta.
Vertemos la mitad del aderezo en la ensalada y lo mezclamos todo. Refrigeramos la ensalada hasta que esté completamente fría.

Cuando esté lista para servir, agregamos el resto del aliño y mezclamos todo bien.
No os voy a mentir, esta ensalada no es como otras ensaladas blandas. Esta es una ensalada crujiente, hay textura sobre textura que nos hace sentir que estamos masticando ingredientes frescos y de calidad.